Por qué debes tener tarjeta de visita en la era digital y 3 ejemplos para petarlo

“Toma mi tarjeta de visita”,

¡la de veces que habremos dicho esta frase!

Una herramienta que todavía a día de hoy se mantiene indispensable en el ámbito profesional.

En la era de lo digital donde nuestra información está casi a un clic, esta vieja pero no anticuada herramienta, sigue utilizándose y no tiene pinta de que vayamos a dejar de hacerlo.

¿Por algo será, no?!

 

¡Larga vida a la tarjeta de visita!

Como decíamos, la tarjeta de visita es uno de esos hábitos de toda la vida que nos resistimos a perder.

Si bien nuestros datos o cv pueden encontrarse en Linkedin o Instagram, en una tarjeta de visita aparecen datos como nuestro número de teléfono privado o correo profesional. Datos que no solemos tener en nuestros perfiles públicos de las redes sociales.

Solo por este motivo ya es razón suficiente para tener tus tarjetas de visita profesionales siempre a mano.

Además, ¡qué rabia da eso de que te pidan una y no tengas o lleves encima!

 

En nuestra agencia, República Coconut, llevamos ya unos años trabajando con https://www.helloprint.es/ para proyectos creativos que requieren de cartelería y tarjetas de visita molonas.

Para tus tarjetas de visita, recomendamos que encargues el diseño a un profesional si quieres transmitir una imagen de marca concreta y darle un toque creativo.

Si lo que necesitas son unas tarjetas más sencillas puedes utilizar las plantillas predefinidas de la propia página. En definitiva, desde Nosinmiscookies, recomendamos encarecidamente el uso de las tarjetas de visita y ¡cuanto más originales y molonas mejor!

 

Las 3 razones por las que debes tener tarjetas de visita

Estas son las razones por las que no se ha perdido esta buena costumbre ni debería de perderse nunca.

 

1. La tarjeta de visita facilita las conexiones profesionales

El intercambiarse las tarjetas de visita es una muestra de confianza y suele hacerse tras una breve o larga charla cara a cara.

Es verdad que estas dos personas pueden añadirse a Linkedin y ver sus perfiles completos, saber dónde y en qué han trabajado anteriormente, etc.

Pero lo normal es que tengamos más de 500 contactos de los cuales no conocemos en persona a la mayoría y cuyos perfiles nunca acabamos visitando.  Mientras que cuando se ha dado una tarjeta de visita es más probable que acaben saliendo proyectos o sinergias entre esas dos personas.

Muchas veces se peca de simplemente dejar un link a nuestra web o portfolio y les invitamos a buscar ahí (o damos por hecho que lo van a hacer) nuestros datos.

Mal, ya hemos perdido una oportunidad de estar metido en la cartera de ese posible nuevo cliente junto a otras tarjetas y hemos dejado al azar el que nos busque y encuentre en la web que le hemos dado. Por esta tontería puedes haber perdido un potencial cliente…

 

2. Potencia tu imagen profesional

Alguien que tiene tarjeta de visita a mano da la imagen de ser alguien que se preocupa por su negocio, que tiene ambición y ganas de darse a conocer y al mismo tiempo conocer y establecer nuevas relaciones.

Es impensable que si acabas de montar una startup no tengas tarjetas de visita. O que vayas a un evento o congreso de tu sector profesional y que seas el único que no lleve encima tarjeta de contacto para todos aquellos interesados en tu proyecto.

El diseño refleja la personalidad de tu empresa de ahí que sea importante hacerla lo más original y creativa posible.

Tanto la forma como los colores o tipografía hablan de cómo eres tú y tu empresa. O por lo menos así debería de ser.

 

3. Sirve como elemento recordatorio único

¿Quién no ha buscado alguna vez una tarjeta que alguien te dio hace tiempo y te vendría bien contactarle ahora?

¿O quién no se ha encontrado de casualidad una tarjeta de contacto y se ha acordado aquel encuentro o congreso?

Una tarjeta de contacto deja huella más allá de la simple información que contiene, ¡aprovechemos esto!

Además del recuerdo que ésta genera, también está el factor sensorial con el que podemos jugar para potenciar ese recuerdo con estímulos que solo algo material y físico nos permite. Hablamos del tacto, la forma o utilidades que le podemos añadir.

Una tarjeta básica blanca con la información no está mal, menos es nada. Pero imagina una tarjeta con un chip NFC que con solo pasarla por delante de un smartphone se abra directamente tu web o linkedin.

 

Una con los pliegues hechos de tal manera que puedas convertirla en un objeto u origami. O una tarjeta termosensible donde quedan marcadas tus huellas.

 

Ejemplos de tarjetas de visita creativas y originales

A continuación te ponemos los mejores ejemplos de tarjetas de visita que más nos han llamado la atención desde el punto de vista creativo.

1. La tarjeta que se transforma

Este es un ejemplo de muchos que hay de tarjetas diseñadas para que el destinatario pueda interactuar con ellas modificando su forma y creando objetos.

Esta en concreto es un diseño de Richard Evans, un diseñador británico creó esta tarjeta que se transforma en una silla para Bent Ply una tienda de muebles.

 

2. La tarjeta-herramienta

No solo tiene por qué ser divertida o interactiva, las tarjetas de visita, también se las puede dotar de más utilidades mas allá del mero hecho de compartir tu información personal. 

Hemos visto maravillas como tarjetas que abren botellines, ralladores de queso o herramientas para la bici pero nos quedamos con la SwivelCard, una tarjeta que nació como un proyecto en Kickstarter con la peculiaridad de que contiene una memoria usb sobre el material de papel.

3. Tarjetas interactivas

Estos son dos ejemplos de cómo podemos ir más allá haciendo que el destinatario se vea “obligado” a interactuar con nuestra tarjeta.

Tan simple como hacer que haya que quemarla un poco para que aparezca un mensaje. Sin lugar a duda, en el supuesto de que el destinatario lo haga, con esto consigues reforzar tremendamente el recuerdo de esta persona sobre tu empresa.

 

Esta otra está hecha con un sensor térmico que hace que al tocarla queden nuestras huellas impresas generando una especie de pasatiempos agradable.

 

 

Como veis, con un poco de imaginación podemos crear experiencias y estimular a nuestros destinatarios con una herramienta que a priori tan básica y simple como una tarjeta de visita.

Nuestra experiencia en tanto en Nosinmiscookies como con nuestra agencia República Coconut, nos dice que es imprescindible llevar siempre encima una tarjeta de visita. No solo cuando vayas a un evento o congreso, ¡no olvides que en los bares también se hacen negocios y consiguen clientes!

 

Fer Díaz

Social Media Manager en República Coconut. Odio las baldosas sueltas que salpican agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *