Los secretos de copywriting para email marketing que tu competencia no quiere que sepas

Copywriting para Email Marketing

Lo recuerdo como si fuese ayer.

En el año 2000 nos cambiamos de casa y mi familia aprovechó los trámites propios de la mudanza para contratar un acceso a Internet mediante unos bonos que permitían navegar unas pocas horas al día a un precio “razonable”.

Y lo primero que hice fue abrirme una cuenta de correo electrónico.

Por aquel entonces pensaba que Internet no era más que una apasionante herramienta de comunicación, en lugar de un medio para entretenerse o hacer negocios.

Mi intención inicial al empezar a utilizar el correo electrónico era comunicarme con los amigos y familiares que vivían lejos de mi ciudad.

Pero enseguida descubrí que mucha gente de mi entorno utilizaba también el email para mandar chistes y memes (como ahora se hace por WhatsApp).

Cada día, cuando llegaba a casa, me sentaba delante de mi PC.

Tras aguardar varios minutos escuchando una serie de ruiditos y chirridos procedentes del modem, conseguía entrar en Internet —dejando a mi familia sin teléfono— y lo primero que hacía era meterme en el Outlook para comprobar si había recibido algún correo electrónico nuevo.

Me sentía un poco como el coronel protagonista de la novela de García Márquez El coronel no tiene quien le escriba, que cada viernes bajaba hasta la estafeta de correos confiando en que algún día le llegaría la carta con la concesión de una pensión.

A mí me sucedía algo similar: aunque a mi buzón virtual solo me llegaban chistes y tonterías, fui dándome cuenta del gran alcance que se podía conseguir en la Red a nivel laboral y empresarial.

Sabía que aquello cambiaría y que en un futuro recibiría por email ofertas de trabajo y buenas oportunidades de negocio.

Conforme Internet se fue implantando en la sociedad, las propuestas profesionales, las ofertas y las ideas de negocio comenzaron a multiplicarse.

Y entonces me percaté de que ya no podríamos vivir sin Internet (y menos aún sin correo electrónico).

El email ha muerto… ¡Viva el email!

Han pasado ya unos cuantos años y el correo electrónico sigue gozando de una salud esplendida.

Pese a que la fecha de nacimiento del email se fija en el año 1971, no sería hasta la década de los noventa del siglo pasado cuando el correo electrónico comenzó a utilizarse de un modo generalizado y casi universal.

Y desde entonces hasta ahora —aunque han aparecido otras herramientas como los chats, los blogs, las redes sociales, los bots, el WhatsApp, el Telegram o el Slack—, ninguna ha sido capaz de acabar con el largo reinado del correo electrónico.

Se estima que el 92% de los internautas utiliza al menos una cuenta de email.

De hecho, hasta las personas menos familiarizadas con el mundo digital disponen hoy en día de una cuenta de correo electrónico, configurada en su smartphone para poder leer en tiempo real los emails que reciben.

En la misma línea, otros estudios señalan que en torno a un 75% de los jóvenes que forman parte de la generación millennial prefieren recibir comunicaciones corporativas o empresariales a través de correo electrónico, en lugar de otros medios como la mensajería instantánea o las redes sociales.

Esto quiere decir que el correo electrónico sigue siendo una herramienta imprescindible, que debes tener siempre presente a la hora de ejecutar tus estrategias de marketing digital.

¿Sigues pensando que el correo electrónico está condenado a la extinción?

Pues estos son algunos de los motivos por los que a día de hoy el email marketing sigue siendo muy eficaz:

  • Sirve para cualquier negocio: todo el mundo está acostumbrado a recibir información y ofertas por email. Independientemente de lo que vendas, a tus clientes nunca les resultará raro recibir correos de tu empresa.
  • Es muy barato: los costes de enviar emails son bajísimos, incluso aunque utilices poderosas herramientas de gestión de emails o de automatización. Si cuentas con una buena lista de direcciones, la inversión será mínima —mucho más que si utilizas, por ejemplo, las redes sociales—; y el retorno te aseguro que será bestial.
  • Todo el mundo sabe usarlo: hasta mi madre tiene dos cuentas de correo electrónico que consulta a diario en su iPhone. Y mi madre no es precisamente una geek
  • La gente está predispuesta a leer tus correos: lo normal es que alguien solo se suscriba a las listas de email que realmente le interesan. Por lo tanto, se presupone que existe interés por su parte (más aún en la actualidad, que es obligatorio para todos los suscriptores cumplimentar el proceso previo de doble opt-in).

Cómo puede ayudarte el copywriting en tu estrategia de email marketing

Copywriting para Email Marketing

Si tienes pensado vender tus productos o servicios a través de una estrategia de email marketing necesitas usar copywriting para alcanzar tus objetivos.

Solo mediante el uso de textos persuasivos conseguirás mayores índices de apertura de tus emails.

Y si además empleas algunas de las técnicas que te voy a enseñar en este artículo, verás cómo aumentan también tus ventas.

Para que lo entiendas mejor, te voy a poner un ejemplo de uno de mis clientes, que lleva tiempo ofreciendo formación online.

Mientras que en el mundo offline cuenta con un gran prestigio como coach de empresas, cuando decidió crear un programa de formación a través de Internet las cosas no le salieron como esperaba.

Cuando me puse a trabajar con él, enseguida constaté que el problema lo tenía en los textos, que eran poco persuasivos.

Tenía una buena lista de correo electrónico —que crecía rápidamente gracias al lead magnet que regalaba a través de anuncios en Facebook Ads—, pero sus comunicaciones por email no terminaban de funcionar.

De hecho, uno de sus errores era que se comunicaba con su comunidad nada más que para vender sus servicios de formación.

En lugar de seguir ofreciendo información de valor como la que proporcionaba con su lead magnet, los emails que mandaba a sus suscriptores eran muy poco interesantes. Y encima se notaba a la legua que eran mensajes de venta pura y dura.

Y eso es algo que no le gusta a nadie…

La solución que le propuse fue que crease una secuencia o cadena de correos automatizados que sirviesen para ir calentando a su audiencia.

En los primeros mensajes tratamos de aportar valor, en línea con la temática del lead magnet, sin referencias comerciales.

Tan solo enviábamos a los suscriptores información sobre la temática que les había llevado a suscribirse, con links a los artículos más populares de su blog.

En otro de los emails, por ejemplo, generábamos un debate y pedíamos a los lectores que nos diesen su opinión o que participasen en un grupo de Facebook.

Mi objetivo era ir mostrando a los lectores que tal vez tuviesen un problema y que el curso de mi cliente se lo podía resolver.

Solo empecé a escribir acerca de los beneficios del curso a partir del quinto email, cuando consideré que los lectores ya empezaban a estar un poco más calientes.

La parte final de esta secuencia sí que se orientaba directamente a la venta del curso.

La diferencia en los resultados obtenidos fue abismal, ya que mi cliente pasó de tener unos pocos alumnos con los que no conseguía cubrir los gastos a mantener una lista de espera que crece a cada nueva edición.

En este esquema puedes ver resumida la fórmula en concreto que usé para ese cliente:

  • Email 1: se le envía al nuevo suscriptor un mensaje de bienvenida con varios links hacia las entradas más útiles del blog, para que vaya abriendo boca.
  • Email 2: presentación del cliente, explicando cómo ha sido su trayectoria profesional hasta ahora, indicando que es uno de los referentes en su sector.
  • Email 3: un email cortito planteando el problema más habitual de los suscriptores.
  • Email 4: para “agitar” el problema que expliqué en el email anterior, se genera un debate, en el que todo el que quiera puede exponer su postura.
  • Email 5: para que el lector sea más consciente de sus necesidades ocultas, se debe “agitar” aún más el problema, con noticias o estudios sobre las consecuencias de no hacer nada por solucionar el problema.
  • Email 6: en este correo se menciona por primera vez que la solución al problema se obtiene con el curso (o con el producto o servicio que quieres vender).
  • Email 7: este email sirve para rebatir las objeciones más habituales. Y si quedan dudas, también se puede poner un enlace a la landing page en la que están el resto de las FAQ´s.
  • Email 8: principales casos de éxito, con testimonios de clientes que han obtenido una solución satisfactoria al problema que se explica en los primeros correos.
  • Email 9: en este mensaje hay que cerrar la venta resolviendo las últimas dudas y empujando al cliente mediante call to actions claros a que saque su tarjeta y haga el pedido.

En este artículo te voy a explicar muchos más métodos y fórmulas como esta que te acabo de mostrar, que te ayudarán a hacer tus propias pruebas.

Qué objetivo buscas con tus correos electrónicos

Antes de ponerte a enviar emails como un loco, debes pararte a pensar cuál es el objetivo de estos correos.

Porque no será lo mismo que pretendas posicionarte como experto en un tema en concreto, que vender cosméticos naturales o coches del Scalextric.

En función de cada objetivo, deberás plantearte diferentes estrategias.

Objetivo 1: vender por email

De una u otra forma, todos queremos vender cuando mandamos un email.

Pero no todos estamos en la misma fase del proceso de ventas.

Cuando yo le mando un email a mi comunidad de suscriptores, quiero que sepan que soy un buen profesional del copywriting y de la redacción, pero no estoy vendiéndoles directamente ni un libro, ni un curso, ni un paquete de artículos (al menos de momento 😜),

Sin embargo, es posible que tengas un ecommerce y quieras potenciar la venta de uno de tus productos para el Black Friday u otro día señalado.

Incluso es posible que tu objetivo no solo sea vender un producto en concreto, sino que quieres generar más pedidos de cualquier categoría.

En ese caso, es posible que optes por enviarle un cupón de descuento válido que se aplicará en la compra de cualquier artículo, siempre que se aproveche durante el fin de semana del Black Friday.

¿Entiendes ahora por qué es conveniente que tengas claro cuál es tu objetivo?

Objetivo 2: generar visibilidad

Como te he explicado en el punto anterior, mi objetivo actual es generar visibilidad.

Por esa razón, no me dedico a mandar emails de ventas a mis suscriptores cada dos días, sino que escribo algún que otro mensaje cada 15 días o un mes, indicándoles que he publicado un nuevo episodio de mi podcast WritingPod o que he escrito un artículo que puede interesarles.

Y de ese modo obtengo visibilidad y reconocimiento a corto y medio plazo (algo fundamental para vender más en el largo plazo).

Objetivo 3: calentar a la audiencia

Si vas a hacer un lanzamiento de un nuevo producto o de un servicio bastante novedoso, no puedes pretender que con un solo email tus suscriptores se lancen a comprar en masa.

Por eso el objetivo de “calentamiento” es tan importante.

Y para ello, los copywriters hemos diseñado unas cuantas fórmulas que nos sirven para ir calentando a los posibles compradores poco a poco, a fuego lento, sin que apenas sean conscientes de que, en cuanto se presente el producto, sentirán el deseo de comprarlo inmediatamente.

Esto es algo que se hace también mucho en sectores offline más tradicionales.

Por ejemplo: en el mundo del motor, cuando un fabricante quiere sacar un nuevo modelo de coche, comienza su lanzamiento muchos meses antes mostrando pequeñas partes del mismo, que impiden hacerse una idea de cómo será el vehículo final, pero que generan expectación e interés.

Lo que hacen es dosificar la información.

Como Pulgarcito, los copys vamos dejando pequeñas migas de pan a lo largo del camino, que no son otra cosa que puntos señalados para generar interés poco a poco en los suscriptores y que estos se vuelvan más receptivos en el momento del lanzamiento.

Elementos básicos de un buen email

Cómo escribir la mejor newsletter

Aunque lleves 20 o 25 años usando el correo electrónico, tal vez no lo estás haciendo como deberías.

Siempre que hagas email marketing, deberías cumplir con los siguientes premisas.

Sin un buen título, no te leerá nadie

Dime en el último mes cuántos emails has eliminado de tu bandeja sin ni siquiera echarles un vistazo.

Es triste, pero nuestro tiempo es limitado y el correo electrónico es uno de los grandes ladrones de tiempo.

Por esa razón, todos debemos hacer criba y en poco tiempo decidir si nos interesa leer o no el siguiente email que estamos a punto de abrir.

Y para tomar esa decisión, contamos con unos pocos segundos. Más o menos, unos 2 o 3 segundos, Como mucho, 8 segundos.

El título te sirve para enviarle un pequeño telegrama a tu lector, con la intención de convencerle de que abra el correo y lea el mensaje completo.

El título, por tanto, es fundamental para que tu mensaje llegue a sus destinatarios.

Te doy aquí algunas pistas para que los títulos de tus emails cumplan con su función:

  • Que no supere los 40 caracteres: si es demasiado largo, el título saldrá cortado y no podrá leerse por completo.
  • Expresa en el título tu propuesta de valor: si tu lista está bien segmentada y te diriges a las personas adecuadas, explicando en el título tu propuesta de valor vas a generar mayor interés.
  • Sé específico: el título no es lugar para la divagación ni para la paja innecesaria.

Cuidado con el tono que usas para dirigirte a tus lectores

Recuerda que tus emails, aunque estén dirigidos a miles de personas, deben ser cercanos, como si estuvieses manteniendo una conversación con un único lector.

Aunque seamos gregarios, todos nos sentimos orgullosos de nuestra individualidad y nos encanta que se dirijan a nosotros por nuestro nombre.

Gracias a los gestores de email, ahora es posible utilizar una etiqueta con la que podrás mencionar a cada receptor del mensaje por su propio nombre de pila.

Además, debes hablar de tú a tú con tus clientes, como si estuvieses hablando directamente con él mientras tomáis un café o una copa.

Beneficios, beneficios, beneficios

El copywriting se basa en presentar beneficios.

Está claro que cuando una persona compra un coche no lo hace porque miles de detonaciones generen un movimiento oscilatorio de los pistones —que a su vez provocan un movimiento rotatorio que se transfiere hasta las ruedas del coche—, sino porque el automóvil le permite al dueño y su familia llegar rápida y cómodamente hasta su destino, con unas condiciones mínimas de seguridad, sin sufrir percances ni averías.

Y cuando alguien compra un BMW 320d no lo hace porque tenga 190 CV o un par motor de 400 Nm entre 1.750 y 2.500 rpm, sino porque el coche tiene la suficiente potencia para adelantar sin problemas en una carretera comarcal de montaña que el propietario utiliza a diario.

Pues teniendo esto claro, conviene que no lo olvides cuando te pongas a escribir tus emails.

Si empiezas a detallar como un loco las características de tus productos o servicios, terminarás aburriendo a tus destinatarios y enseguida mandarán tu mensaje a la papelera.

No te olvides de las llamadas a la acción

Si tienes claro cuál es el objetivo de cada email, no tendrás dudas sobre cuál es la llamada a la acción que debes emplear.

Es posible que quieras que los suscriptores se apunten a tu curso, que te compren algún artículo en promoción, que se beneficien de un descuento o que se registren en un webinar gratuito.

Y en función de ese propósito, tendrás que articular de uno u otro modo el call to action.

Pero nunca envíes un email sin haber puesto al menos uno, ya que hacer email marketing sin llamadas a la acción es como pegar cañonazos sin proyectil (hacen mucho ruido, pero no sirven para nada).

Las mejores fórmulas de email copywriting que puedes empezar a usar ahora mismo

En copywriting usamos muchas fórmulas.

Es posible que haya copywriters muy curtidos que te digan que no emplean nunca fórmulas, pero inconscientemente están aplicando métodos de persuasión que saben que funcionan solo cuando se redactan de un modo y en un orden concreto.

Estas técnicas funcionan porque siguen una secuencia determinada.

Y si se altera el orden, es posible que ya no sean tan efectivas.

Pero estas fórmulas no son más que referencias y no es obligatorio cumplirlas todas al 100%.

De hecho, yo mismo soy bastante intuitivo y en ocasiones me salgo de la norma y cambio algún paso para darle a mis textos un toque personal y diferente al del resto de copys.

Fórmula PAS

Fórmula PAS de Copywriting

Junto con el método AIDA, la secuencia PAS es una de las más conocidas, ya que se basa en hacer algo que todos usamos de un modo innato cuando queremos persuadir a alguien para que haga algo.

Siempre que explico la fórmula PAS me acuerdo de mi primo.

Nada más terminar la carrera, su intención era trasladarse a Madrid para hacer un máster. Y de paso, irse a vivir con su novia, que también se iba a mudar allí para cursar otro máster.

Mi primo, que es un gran comunicador, en lugar de decirle a su padre que quería vivir con su novia a 500 kilómetros de distancia, comenzó explicándole que, aunque hubiese terminado la carrera, en Málaga no había muchas oportunidades laborales para su titulación.

Al día siguiente, volvió a la carga quejándose de que solo había encontrado un par de ofertas para trabajar de becario, sin cobrar y sin ninguna posibilidad de quedarse una vez que finalizase el período de prácticas.

Un par de días después, llegó a su casa anunciándole a su padre que ante la escasez de ofertas de empleo iba a dejar el currículum en una pizzería para ver si le contrataban como repartidor de la misma.

Esa labor de zapa fue minando la conciencia de su padre, que empezó a visualizar mentalmente escenas del futuro, en las que su hijo malviviría toda su vida como un repartidor sobrecualificado.

“¿Y qué podemos hacer para que mejore tu futuro?”, le interpeló su padre.

En aquel momento, mi primo le dio la solución a esos problemas que llevaba una semana agitando sin misericordia: matricularse en un máster carísimo que había encontrado en una universidad prestigiosa de Madrid.

Mi tío dedujo que no tenía otro remedio que pagarle aquellos estudios y mi primo consiguió su objetivo de irse a Madrid con su novia.

Esto no es ni más ni menos que una fórmula PAS (Problema-Agitación-Solución) aplicada de un modo innato.

Cómo aplicar el método PAS al email marketing

Si no lo terminas de entender, te lo explico más detenidamente, pero ya con el formato de secuencia de email:

  • Email 1: el primer email tiene que presentar el Problema que tiene tu lector.
  • Email 2: el siguiente correo tiene que Agitar el problema de tu suscriptor. Es como si echásemos sal en la herida, agrandando el problema y presentando las consecuencias de no hacer nada para atajar el problema. Se trata de revolver la situación para que el lector sienta deseos de encontrar una solución.
  • Email 3: el último email muestra la Solución al problema, gracias a tu producto o servicio.

Aunque esta técnica PAS puede llevarse a cabo con un solo email para cada paso, dependiendo del sector y del tipo de cliente al que te diriges tal vez tengas que ampliar la cantidad de correos que envíes (sobre todo en la fase de agitación).

La técnica de la pirámide dramática

Pirámide de Gustav Freytag

Ahora que está tan de moda el storytelling, te voy a explicar cómo puedes crear una historia que te sirva para vender a través del email.

Y para ello, podrías basarte en la estructura clásica aristotélica de Planteamiento-Nudo-Desenlace que siguen casi todas las obras narrativas, o puedes utilizar una estructura un poco más compleja.

Me refiero a la pirámide dramática pergeñada por Gustav Freytag.

Y es que este tipo de estructuras de storytelling funcionan de maravilla en marketing, porque el cerebro humano se vuelve loco con las historias.

Así que si vas a usar el storytelling en tus emails, lo mejor es que te apoyes en esta estructura de pirámide dramática:

  • Email 1: en este primer correo tienes que hacer la exposición de lo que vas a contar. En este caso debes empezar explicando qué es lo que ofreces. Como doy por hecho que tu lista está correctamente segmentada, el destinatario de este primer email estará interesado en lo que tú le ofreces y por eso seguirá leyendo las próximas entregas.
  • Email 2: la acción tiene que ir incrementándose para que el interés no decaiga. Es entonces el momento adecuado para tocar la fibra de tu cliente a través de sus puntos de dolor y de cómo tu producto o servicio le va a resolver esos problemas que tiene.
  • Email 3: toda acción narrativa debe llegar a su clímax. Es en este tercer contacto en el que vas a ofrecerle la solución a los problemas de tu cliente a través de los beneficios. Háblale de los beneficios que conlleva adquirir tu producto y servicio. Además, en este momento debes incluir una llamada a la acción clara, para que te compre o te contrate.
  • Email 4: la acción comienza a descender en intensidad. De hecho, en algunas secuencias automatizadas este email ya no se envía, si el lector pinchó en el CTA del correo precedente. Sin embargo, en caso de que le queden dudas, deberás usar aquí los testimonios, los casos de éxito, la resolución de dudas y objeciones a través de las FAQ´s…
  • Email 5: el último email debe convertirse en el desenlace de esta historia que empezaste cinco correos atrás. Por lo tanto, todo el texto debe estar enfocado a limar las últimas asperezas, para que pinche en el call to action que lleva a iniciar el proceso de pago.

Secuencia Soap Opera

Con este curioso nombre es como llaman en Estados Unidos a las interminables telenovelas que tanto enganchan a muchas personas.

Algunos copywriters americanos han creado secuencias de storytelling específicas para email marketing, basándose en la forma de escribir los guiones de estos “culebrones”, cuya extraordinaria capacidad de generar interés y enganchar a la audiencia se puede usar también para vender por email.

Una de las técnicas favoritas de los guionistas de este tipo de telenovelas es dejar a los espectadores con la miel en los labios. En inglés se llamaría terminar el capítulo con un cliffhanger y consiste básicamente en aplazar el desenlace de una situación muy interesante y de alta intensidad a un episodio posterior.

Lo has visto cientos de veces: el protagonista de la acción, por ejemplo, se ha introducido subrepticiamente en el despacho de su malvado archienemigo y está a punto de descubrir un secreto terrible.

Mientras abre el cajón del escritorio, se ve al malo malísimo que se dirige con lentitud en dirección a su despacho. Y justo cuando está girando el pomo para abrir la puerta y pillarle in fraganti, en ese mismo momento, la escena se corta y aparece un cartel con la palabra: “continuará”.

Mediante esta técnica, los guionistas se aseguran de tener enganchada a su audiencia durante 24 horas más, ya que todo el mundo estará frente a la pantalla al día siguiente, para conocer qué ha sucedido con el protagonista.

Cómo usar el método Soap Opera de copywriting para lanzar tus cursos o productos

Soap Opera Copywriting

Pues los copywriters americanos usan esta técnica Soap Opera para sus secuencias de email de lanzamientos de cursos o de productos novedosos:

  • Email 1: en este primer mensaje se presenta el escenario de un modo dramático, explicando cuáles son los problemas más habituales de los clientes. Para generar suspense, al final del email debes incluir un aviso sobre un mensaje muy importante relacionado con ese tema, que se enviará en la siguiente entrega.
  • Email 2: el segundo email tiene que cargar mucho las tintas con el dramatismo. Igual que sucedía en la PAS, hay que agitar el problema que narraste en el primer correo. Y debes hacerlo de un modo muy dramático, como si se tratase de una novela o de una película. Recuerda que esta secuencia se basa en el suspense; y si no generas interés en cada email perderás a tu lector.
  • Email 3: Rusell Brunson denomina a este tercer mensaje como la epifanía. Llega el momento de ofrecer una solución a los problemas relatados en los correos anteriores. Pero la solución debe ser acorde a la expectación generada. Por lo tanto, conviene que impactes y sorprendas a tu audiencia. Y al final del email vuelve a meter otro teaser remarcando que si la solución le ha sorprendido, más sorpresa le va a causar aún lo que le vas a contar en el siguiente mensaje.
  • Email 4: ahora tu misión es transformar en deseo de comprar el interés que causa cualquier buena historia. Por eso este email debe desvelar los beneficios ocultos e inesperados que tu solución propone. Pero esfuérzate mucho en explicar los beneficios, porque si estos son muy evidentes el lector no va a seguir leyendo el resto de la secuencia.
  • Email 5: la traca final se suelta provocando sensación de urgencia e invitando a la acción. Es el momento de pedirle a tus suscriptores que te compren, resolviendo sus últimas dudas y proponiéndoles que hagan el pedido mediante un CTA claro y fuera de toda duda. Y métele asimismo algo de urgencia, para que sientan que van a perder una buena oportunidad si no hacen el pedido de inmediato (los relojes con cuenta atrás o las ofertas de último minuto funcionan maravillosamente).

Fórmula PASTOR

La secuencia PASTOR es una fórmula PAS ampliada, que se orienta a la venta de productos o servicios más complejos, que requieren de mayores dosis de persuasión.

Formula Pastor

Se articula de este modo:

  • Email 1: ya sabes que primero va el planteamiento del Problema.
  • Email 2: a continuación tienes que Agitarlo.
  • Email 3: llega el momento de plantear la Solución introduciendo una llamada a la acción. En este momento, es posible que algunos suscriptores estén convencidos del todo y hagan ya su pedido. En esos casos, la automatización debería detenerse ahí. Pero los que no hagan el pedido, deberían recibir otros 3 emails.
  • Email 4: para convencer a tus lectores no hay mejores vendedores que los clientes satisfechos que ya han probado tu producto. En este correo se pueden mandar las historias personales de algunos clientes actuales. Estos Testimonios serán el pilar de la persuasión para los clientes más indecisos.
  • Email 5: en este email vas a explicar con detenimiento y profusión de detalles en qué consiste esta Oferta. El precio habitual (y el descuento, en caso de que lo haya), los servicios que incluye, las formas de pago posibles, las FAQ´s que explican el funcionamiento… De lo que se trata es de despejar todas las posibles dudas y de que el lector vea que se está perdiendo una oportunidad si no hace el pedido de inmediato.
  • Email 6: este último email de Respuesta se considera un refuerzo del quinto correo electrónico. Aquí puedes hablar de garantías, rebatir algunas objeciones típicas de clientes indecisos y también recordar los beneficios principales que logrará si compra tu producto o servicio. En estos emails yo suelo incluir hasta 3 llamadas a la acción repartidas a lo largo de todo el mensaje, para que el lector pinche en ellas y llegue a la landing page en la que hará el pedido.

El copywriting puede ser la solución a tus problemas con el email marketing

Si has llegado hasta aquí, te doy las gracias por leerte este artículo hasta el final.

Espero que no se te haya hecho pesado y que estos consejos y técnicas que te he mostrado sean útiles para ti.

Ten en cuenta que el copy de todos tus correos electrónicos es fundamental para que tu estrategia de email marketing funcione cómo tú esperas. Y si descuidas esta parte, toda tu estrategia se desmoronará.

De cualquier forma, si necesitas alguna explicación adicional, no dudes en preguntarme lo que quieras en los comentarios a esta entrada o directamente en mi página web http://www.ricardobotin.com.

Ricardo Botín

Ricardo Botín, copywriter aliado con tu proyecto para generar textos persuasivos, que te sirvan para vender tus productos y servicios. Me tienes en www.ricardobotin.com

6 comentarios

  1. Cristina Fuertes   •  

    Ricardo, me ha parecido un artículo completísimo, útil tanto para copywriters que empiezan como para emprendedores que quieran intentar montar ellos mismos una secuencia de email marketing. ¡Voy a compartir el artículo en Twitter!

  2. Ricardo Botín   •  

    Muchas gracias, Cristina.
    Así es: sirve tanto a gente que está empezando a aprender copywriting, como a personas que quieren vender por email sus productos o servicios y quieren escribir sus secuencias de correo electrónico de un modo mucho más efectivo.
    Y gracias por compartir también el texto en Twitter.

  3. Manuel   •  

    ¡Vaya curro, Ricardo!

    Muy acertado el orden del post empezando desde la estrategia de email marketing hasta las técnicas de copywriting probadas. Genial los ejemplos y el material gráfico. Gracias todas.

    Lo comparto por LinkedIn… como anillo al dedo para mi sector.

    Un CopySaludo

    Manuel

    • Ricardo Botín   •  

      Gracias, Manuel, por tu comentario.
      La verdad es que le he dedicado mucho tiempo y mucho cariño.
      Mi idea era presentar a los amigos de No sin mis cookies un texto que no fuese lo habitual que se encuentra en la Red, que aportase valor y que le fuese útil a la gente que tiene que hacer email marketing, pero que no tiene ni idea de qué correos escribir.
      Al final, vender o no vender por email depende, en gran medida, del copy de los correos.
      Y con estas secuencias estoy seguro de que más de uno podrá defenderse (si no tiene los medios para contratar a un profesional).
      Un saludo.

  4. Álvaro   •  

    Crear valor, el valor es lo que vende. Una vez que al cliente le has aportado valor, la venta viene “sola”.

    Gran artículo, mis felicitaciones!

    • Ricardo Botín   •  

      Exacto, Álvaro.
      El valor añadido es fundamental para vender.
      Pero también hay que saber comunicar ese valor. Y para eso está el copywriting.
      Conozco a muchos emprendedores con propuestas de valor excepcionales que no consiguen vender, precisamente porque no saben cómo comunicar dicha propuesta de valor.
      Muchas gracias por tu comentario, Álvaro.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *