Embudos de marketing explicados para dummies

Embudo de ventas para princiantes

Probablemente la palabra funnel o embudo sea una de las que están más de moda en este mundillo del marketing digital.

De hecho, en casi todas las webs sobre negocios en Internet, como el blog de software DELSOL, es fácil encontrar alguna entrada relacionada con esta temática.

Si no tienes ni idea de lo que estoy hablando al referirme al término funnel, te conviene leer este artículo, porque te voy a explicar de una forma sencilla todo lo que debes saber sobre este tema.

Qué es un embudo de ventas

Imagina una manguera con un potente chorro de agua fresca dirigido hacia un embudo.

Lo primero que sucede es que el embudo se llena de agua por la parte superior, mientras que por la parte inferior tan solo sale un pequeño chorrillo de agua.

Lo mismo sucede cuando intentas vender cualquier producto o servicio en Internet.

El embudo en un ecommerce

Vamos a suponer que comercializas un solo producto. Por ejemplo: guantes de boxeo de color rosa, de talla pequeña.

Lo más probable es que a tu web llegue mucha gente que ha buscado por Internet cualquier información relacionada con los guantes de boxeo.

Esa sería la parte de arriba del embudo, hacia la que se dirige el potente chorro de agua, que en este caso serían los lectores que buscan información genérica sobre guantes de boxeo.

Pero no todas esas visitas terminarán comprando.

De hecho, muchas de ellas ni siquiera se han planteado comprar unos guantes de boxeo de color rosa. ¡Y menos aún de talla pequeña!

Incluso es posible que algunos de estos visitantes sí que quieran comprar guantes de boxeo, pero de color negro y talla extra-grande.

Por eso, algunos de esos usuarios profundizarán más en el funnel y empezarán a buscar por las distintas secciones de tu web, para ver si tú vendes también otros tipos de guantes distintos.

Y cuando comprueben que solo los hay de color rosa, muchos de ellos abandonarán tu web en busca de otro ecommerce que comercialice los guantes que necesitan.

Menos usuarios, pero más dispuestos a comprar

Como en todo embudo, cuanto más abajo te encuentres, el tubo se va estrechando, para que solo entren aquellas personas que quieren comprar guantes de boxeo de color rosa y de la talla pequeña.

Pero, incluso aunque les ofrezcas exactamente el producto que ellos quieren comprar, no todos culminarán el pedido en tu web.

Los motivos de este desistimiento son variados: tal vez tu precio sea más alto que el de otros; no consideren que sea el mejor momento para hacer su pedido; o los gastos de envío sean muy elevados.

Otro de los grandes errores de muchas tiendas online es complicar tanto el proceso de compra que el posible comprador se cansa y abandona la web.

Por ello, al final solo quedan unos pocos, que serán los que terminen comprando.

Y esos serán los que verás aparecer —metafóricamente hablando— por la parte inferior del embudo, en forma de chorro fino, estrecho, limpio y cristalino.

Embudos de conversión

Los embudos no están orientados exclusivamente a la venta de servicios o productos.

Si ofreces, por ejemplo, un lead magnet en tu web, también habrás configurado un funnel o embudo de conversión, aunque en este caso no haya una transacción monetaria.

Captar leads para tu lista de suscriptores

Vamos a hacernos a la idea de que estás captando leads para tener más suscriptores en tu lista (a los que tal vez incluyas posteriormente en un nuevo embudo para venderles infoproductos o servicios).

En este caso, el lado ancho del embudo empezaría en Facebook Ads o en Google AdWords.

Si has diseñado una buena creatividad para tu anuncio, de todas las personas que lo vean, solo un pequeño porcentaje de los mismos se sentirá atraído por tu mensaje y por el lead magnet que les ofreces.

Esos serán los que pinchen en el enlace del anuncio.

Digo lo de la buena creatividad, porque si el anuncio es malo, el índice de personas que pinchan en el anuncio puede llegar a ser bajísimo, con lo que los costes de tu campaña se dispararán.

Si todo está bien configurado, habrás conducido hasta la parte ancha del embudo un potente chorro de lectores desde Facebook hacia la landing page de registro.

Las landings limpias y sin distracciones convierten mejor

En esta segunda parte del embudo de conversión, entran los leads que tienen que entregarte sus datos rellenando un formulario.

A partir de aquí, el embudo se va estrechando.

Esto es: de todos los usuarios que entraron, no todos terminarán descargando el lead magnet. Por esa razón, hay que intentar no distraerles y conducirles directamente hacia el formulario.

La complejidad, el enemigo de un funnel de conversión

Cuando el embudo de conversión se vuelve demasiado complejo —por culpa de los pasos intermedios como el doble opt in (de confirmación del correo electrónico) o por pedir demasiados datos al posible suscriptor— es posible que se terminen perdiendo algunos leads por el camino.

Pero los que queden, aparecerán por la parte inferior del embudo en forma de suscriptores que han completado exitosamente el proceso y que se han descargado el lead magnet.

Borja Ferrer

Especialista en Marketing Digital haciendo despegar proyectos en República Coconut.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *